UPEG

/ Programa Alimentos para el Progreso del USDA / Historias de Éxito / 2015 / Cambio de Actitud en el Manejo Sostenible de Nuestros Cultivos y Viviendas

Cambio de Actitud en el Manejo Sostenible de Nuestros Cultivos y Viviendas

22/04/2015

Mi nombre es Juan Leonicio Garcías, resido en la comunidad de El Terrero, municipio de Danlí, El Paraiso y soy productor de café.

En el 2013, en una visita a las oficinas de la Cooperativa Mixta Planes Limitada COMIXPLANL, nos informaron de que se iba a  realizar un proyecto de café, dirigido a mujeres, jóvenes y pequeños productores, financiado por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) con recursos del  Programa Alimentos para el Progreso del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), por lo que nos invitaron a asociarnos en forma directa y participar como beneficiario.

Al poco tiempo nos invitaron a una reunión de so- cialización del proyecto y a pesar de que en un principio esto lo mirábamos con dudas, porque los pequeños productores, mujeres y jóvenes del campo no cuentan con el respaldo para recibir crédito, pero después nos fuimos dando cuenta  que la cosa era en serio y le pusimos ganas y además motivamos a otros beneficiarios que estaban con dudas.

Durante la ejecución del proyecto, recibí financiamiento para el cultivo de 0.70 Hectárea de café y además ya contaba con 1.4 Hectáreas en producción, con una edad de 5 años. Asimismo, nos apoyaron con asistencia técnica y capacitación  dadas por los técnicos del proyecto, en el manejo sostenible del café, costos de producción, ordenamiento, aseo de la casa y la finca para poder ser certificadas, pero lo más importante es que todos en mi familia hemos participado y ahora entendemos que lo que hacemos es para beneficio de nosotros mismos, al evitar la contaminación.

Con los conocimientos que hemos logrado, esperamos mejores rendimientos en la cosecha de café. La comercialización del café lo hacemos en conjunto con los demás socios de COMIXPLANL, logrando la ventaja de vender directamente a las compañías exportadoras.

La mejor herramienta que hemos logrado, es el cambio de actitud de todos los miembros de mi familia, por medio de los conocimientos logrados en la producción de café. Además entendimos que todas las actividades para lograr la certificación de fincas, no es solo es para tratar de vender mejor nuestro café, sino que también es una forma de mejorar el ambiente en que vivimos y prevenir enfermedades en la familia, además teniendo oportunidades en nuestra aldea, no hay necesidad de salir de nuestra comunidad.